jueves, 17 de noviembre de 2011

Amsterdam, fin de mi #Holanditis

Nuestro periplo por los Países Bajos también llamado holanditis ha tenido su última etapa en la liberal y siempre animada Amsterdam, una ciudad llena de contrastes y que como bien sabéis o imagináis, necesita varios días para explorarla a fondo. Aunque me hubiera gustado volver a disfrutarla mejor, el programa y los pocos días disponibles han hecho que nuestro paso por la ciudad haya sido relámpago.



Torre de Montelbaanstoren, la torre medieval de Amsterdam.

Por eso hoy sólo voy a contaros lo que vieron mis ojos en estas pocas horas por la ciudad de los canales. A saber: el renovado Museo Marítimo de Amsterdam, un paseo guiado por la ciudad ( especialmente vimos el barrio rojo) y un buen almuerzo con unas vistas de aupa. Os cuento:

La historia de la navegación Holandesa  

El pasado, presente y futuro de Amsterdam está presente en la zona del antiguo puerto de la ciudad donde se han ido construyendo ( y se siguen levantando) multitud de edificios como el conservatorio de música, la Biblioteca Nacional, el Museo NEMO ( de ciencia y tecnología), viviendas, restaurantes, y desde hace muy poco, la ciudad puede presumir de uno de los museos marítimos más interesantes de Europa, el Scheepvaartmuseum.

Vista del Museo Nemo. 

Perfectamente situado en el antiguo puerto de amsterdam está ubicado en el mayor edificio del siglo de oro de la ciudad, en un antiguo depósito de la flota militar construido en 1556 y ha sido rehabilitado hasta el más mínimo detalle para dar cabida a una impresionante colección de objetos y pintura sobre la historia de la navegación holandesa.
Nada más entrar al museo ya sorprende ver la amplitud del gran patio donde se celebran actos y cenas y en el que destaca su impresionante techo de vidrio de más 800 piezas.  

Museo Marítimo de Amsterdam

Globo terráqueo
 La entrada al museo y puesta en escena es impresionante, digna de una película de Hollywood, llena de efectos especiales y de sonido, interactiva, muy participativa y con más de una sorpresa que hace que vivas la historia de la navegación desde dentro. Con deciros que hay hasta que ponerse a remar.... Pantallas panorámicas, vídeos, alta definición... no han escatimado en gastos para impresionar al visitante.


Sextante

Una vez terminada la parte más tecnológica y muy impresionados, llegamos a la parte tradicional de todo museo donde encontramos una gran cantidad de objetos de navegación, pinturas, decoraciones de la época, utensilios, maquetas de barcos... Me encantó la enorme colección de globos terráqueos de todas las épocas con especial atención a un globo interactivo ideal para ver la evolución es éstos a lo largo de la historia.
También  pudimos ver una interesantísima recopilación de pinturas navales de todas las épocas destacando un magnífico óleo de la batalla de Trafalgar que me dejó impresionado por sus muchos detalles.

La batalla de Trafalgar 

Decoraciones de barcos

Además tienes la oportunidad de visitar una réplica exacta del Amsterdam, el famoso navío de la compañía de las Indias Orientales que surcaba los mares allá por el siglo XVIII.  Una vez dentro se pueden observar detalles de la vida a bordo como los diminutos camarotes donde dormía la tripulación, almacenes, cubiertas, comedores... Disfruté de lo lindo ya que no todos los días se puede subir a un barco tan real pero más disfrutaban los niños que había por allí, convertidos en auténticos marineros del siglo XXI.  

El "Amstel" es parte del museo marítimo.

Salimos del museo gratamente sorprendidos y nos dirigimos hacia el centro de la ciudad paseando entre canales y las explicaciones de nuestra guía. Vemos la bonita torre medieval de 1512, antiguos edificios de la compañía de las indias Occidentales y nos van contando como son las casas aquí, los distintos estilos de sus tejados y comprobamos porque hay algunas casas inclinadas debido a la madera  que se va pudriendo...

Un barrio polémico

Se ha escrito tanto sobre el barrio rojo que dudo mucho que hoy aprendáis nada nuevo sobre él. A pesar de esto no puedo despedirme de mi holanditis sin hablar de él ya que nuestra encantadora guía Faustina  ( menos mal que todavía hay personas que saben transmitir y conectar) nos contó muchos detalles del barrio, su historia, su presente y su incierto futuro.
Nuestra singular guía Faustina

Este polémico barrio al que acuden miles de turistas en busca de sexo, morbo o por simple curiosidad lleva existiendo en la ciudad desde el siglo XIV y su fama no ha parado de crecer. No a todo el mundo le gusta este espinoso tema pero es indudable que el oficio más antiguo del mundo, legalizado en este país, atrae a mucho visitante a esta ciudad.

Antes de entrar en la " zona roja" nuestra guía nos avisa que no hagamos de fotos ya que por aquí están mal vistas y los supuestos "chulos" pueden llegar incluso a tirar la cámara al canal! Enfundo la cámara y me dedico a tomar apuntes sobre este incomprensible y polémico barrio situado a los pies de la Oudekerk, la iglesia más antigua de la ciudad. Y es que Amsterdam es una ciudad de contrastes.

Por la entrañas del barrio rojo

Imagen de turismo de Holanda

La calle principal, Oudezijs Archterburgwal ( viejo lado detrás de la muralla), es la arteria de la que salen distintas callejuelas repletas de escaparates mostrando la mercancía humana, sex shops, locales de actuaciones en vivo, coffe shops, un museo del cannabis... A todas horas se encuentra gente por aquí pero es de noche cuando el barrio adquiere ese color característico de los neones rojos.

Lo más novedoso del barrio es la ayuda que están recibiendo estas mujeres de manos de nuevos artistas locales que tienen sus talleres aquí por módicos precios y exponen sus creaciones en los escaparates a cambio de vivir en el inmueble.  

Nuestra guía nos cuenta que en teoría aquí todas las mujeres son libres, pagan su seguridad social y que la prostitución está permitida para evitar mafias, proxenetas y blanqueo de dinero, cosa que no han evitado...
Actualmente se calcula que hay unas 250 prostitutas ejerciendo en este barrio que alquilan habitaciones por unos 50 euros en turnos de 8 horas. Nuestro paseo incluyó una ojeada al interior de uno de estos locales y pudimos ver a estas mujeres en sus minúsculos habitáculos esperando clientela...

Ver pero no tocar

Como es normal en la ciudad existe una gran controversia sobre estas prácticas y sobre este barrio.  Los políticos y los ciudadanos están divididos entre los que piensan que Amsterdam no puede peder este barrio tan popular y movimientos en contra de estas prácticas. La placa de los más conservadores que nos encontramos en el suelo lo deja bien claro: ver pero no tocar.

Seguimos caminando y nos encontramos la primera tienda de preservativos del mundo y más famosa de Holanda, la condomerie, donde encontrar todo lo relacionado con este mundo y una variedad de "hasta 9 tamaños diferentes" por no hablar de colores, tipos, sabores, olores... hasta motivos viajeros como uno con forma de Tour Eiffel. ¡Increíble la imaginación que tienen aquí!




Blue, un restaurante de altura

Con una mezcla de asombro y rubor vamos saliendo del barrio rojo y nos dirijimos a comer a uno de los restaurantes con mejores vistas de la ciudad, Blue, situado en el centro comercial Kalventoren, junto al canal singel. Tan sólo hay que subir hasta la última planta para disfrutar de su moderno diseño y sus panorámicas vistas a la ciudad. Cuenta con una buena carta con platos internacionales de gran calidad, así como buenas referencias de bebidas. Un buen lugar para comer algo, descansar las piernas y disfrutar de unas estupendas vistas de la ciudad. Su lema lo deja claro: Eat, Drink, views.
Si queréis saber más aquí os dejo mi crítica en mi blog de restaurantes, viaja y come.


Vistas desde el restaurante Blue

Fui poco original, lo sé
Y como todo lo bueno suele durar poco, nuestro viaje a tierras holandesas llega a su fin con esta fugaz visita a Amsterdam, la ciudad de los canales y las libertades. La holanditis que hemos padecido estos días ha sido memorable y ese virus que he vivido en primera persona me ha calado tanto que algún día tendré que volver por estas tierras.....





Lo que + de holanditis

- La compañía humana. Esta vez 5 bloggers españoles y 5 italianos.
- La ciudad de Utrecht.
- La buena organización de Turismo de Holanda.
- Movernos siempre en transporte público.
- El speedy boarding de Easyjet.

Lo que - de holanditis

- Los restaurantes de cocina internacional.
- Las pocas horas en Amsterdam.
- Las esperas en los restaurantes.

 Típico canal de Amsteram

Datos de interés 

- Scheepvaartmuseum,  Kattenburgerplein 1. Abre diariamente de 09:00 a 17:00. Su precio es elevado, 15 euros adultos y 7,50 niños entre 5 y 17 años.
- Restaurante Blue, Singel 457. Cocina internacional con grandes vistas a la ciudad.

28 comentarios:

Helena dijo...

No había leído yo sobre el Museo marítimo de Amsterdam, pero la verdad es que tiene una pinta excepcional y seguro que el día que me pase por la capital holandesa lo visitaré.
Lo del Barrio Rojo es un clásico ¿quién va a Amsterdam y no lo visita?
Muy buen reportaje Fran.
Un saludo

Ines_tables dijo...

Entrar a tu blog y ver que has puesto una foto mía en un prostíbulo... ya te vale, jajaja. En serio, te ha quedado genial el post. Saludos!

Fran dijo...

Hola Helena, a mi me sorprendió mucho el museo marítimo y eso que lo vimos muy rápido. Es para verlo con tranquilidad. Y del barrio rojo, pues lo de siempre. Y la foto de misviajespoahi caminando en el prostíbulo es buenisima jaja.
Un abrazo

Fran dijo...

inés, soy el único en España que puede presumir de haberte fotografiado en un prostíbulo de Amsterdam!!! Eso es un gran honor para mi, jaja.
Muchas gracias por la visita.
Saludos

M.C. dijo...

Lo de no hacer fotos en el barrio rojo y de que te tiraban la cámara al canal también nos lo dijo el guía que tuvimos en Amsterdam...
Lo del museo no sabía que era tan chulo!!
Para otra ocasión que vaya a Amsterdam me lo apunto!
Saludos

Dany dijo...

Si llego a saber de la existencia de "la condomerie" cuando estuve allí, hubieso echo algunas compras!! jajaja!! Fuera coña, es una ciudad muy especial, me encantaría repetir pronto!
Saludos

Babyboom dijo...

Esta ciudad siempre se me resiste y le tengo muchas ganas, jejejeje. Qué curioso el museo y lo del barrio rojo. Un abrazo. ;-)

xipo dijo...

Os tenian que llevar al barrio rojo de dia y de noche.. vaya dos contrastes.... A mi fue de lo que mas me gustó, sobretodo el ambientede la calle...... Una pena que lo quieran cerrar

M.Eugenia dijo...

Que intersante el museo marítimo, simpre hay algo que ver en Amsterdam.
Saludos

Carfot dijo...

Amsterdam me encantó y leyendo tu post repetiría sin lugar a dudas porque me dejé alguna cosilla por ver. El barrio rojo fue de lo que más me gustó, como dice Xipo cambia mucho de la noche al día.

Los Viajes de Abarciela dijo...

Qué bonito!!! Precioso!!!!, Amsterdam es una de las ciudades que tenemos pendiente :)

Fran dijo...

Se ve que a todos nos dicen lo mismo para asustarnos M.C !! No te pierdad el museo marítimo cuando vayas!!
Saludos

Fran dijo...

Variedad hay para aburrir Dany y algún motivo viajero seguro que te hubiera gustado!!Ya sabes la próxima vez jeje.
Saludos

Fran dijo...

Venga babyboom, anímate que Amsterdam hay que concoerla si o sí!! Tiene un encanto especial.
Saludos

Fran dijo...

Pues sí xipo, de noche el barrio rojo es más auténtico y está superambientado. Esta vez no hubo tiempo...No creo que puedan acabar con él!!
Un abrazo

Fran dijo...

Hola M. Eugenia, donde te metes que no hay quién te vea? Como dices Amsterdam tiene mucho que ver y este museo es sorprendente y merece mucho la pena!!
Saludos

Fran dijo...

Carfot yo he estado dos veces y me quedan muchas cosas por ver todavía. Espero repetir y conocer más a fondo esta gran ciudad!!
Un saludo

Fran dijo...

Gracias Los viajes de Abarciela, he intentado hacer un post diferente ya que no vimos mucho de la ciudad!!
Tienes que ir a Amsterdam!!
Un saludo

Bleid dijo...

Una ciudad preciosa que particularmente me decepcono. No se porque pero esperaqba mucho mas de Amsterdam y a pesar de gustarme me dejo un poco apagado...
de todas maneras como siempre, el reportaje brutal
un abrazo crack

cincuentones dijo...

Con este magnífico post nos has hecho recordar nuestro viaje por esta preciosa ciudad. El museo marítimo, que no visitamos, tiene que ser espectacular, queda apuntado para otra ocasión.
Saludos.

Fran dijo...

Hola Bleid, cuando va con muchas expectativas a una ciudad no siempre se cumplen. Me alegro que por lo menos te guste el reportaje. Muchas gracias por tu apoyo.
Un abrazo

Fran dijo...

Muchas gracias cincuentones, fueron pocas horas en la ciudad pero intensas!!. Después de ver el museo con mis propios ojos os recomiendo la visita. Interesantísimo.
Un abrazo

Kikas dijo...

Sabrás que ventanas hay en casi todos los barrios de Amsterdam...pero son para locales
A los turistas nos pasean por el Barrio Rojo

Fran dijo...

Es lo que tiene no ser del terreno kikas.....no nos enteramos de la misa a la mitad!!

El Guisante Verde Project dijo...

Fran, seguro que volverás! Nosotros hemos tenido la suerte de poder estar a principios de junio y en enero. No sabríamos decir cuando está más bonita, si con la tarde que parece no terminar nunca, las terrazas, los árboles y las flores, o cubierta de nieve, con los canales helados y un azul resplandeciente en el cielo.
Sea cuando sea, es una ciudad para disfrutar.

Un abrazo!

Fran dijo...

Me encantaría volver Guisantes!! He estado dos veces pero me queda mucho por descubrir, entre otras cosas ideas que me dió un gran librito que gané en un concurso...
Esta última vez es cierto que casi no la he disfrutado así que dejo pendiente otra visita...
Un abrazo

Viajes de primera dijo...

Qué buen post de Amsterdam a pesar de las prisas! :-) A nosotros también nos sorprendió muchísimo la estreches de los camarotes del Amstel!Sólo viendo esos espacios es posible darse cuenta de lo duros que debían ser los viajes!

Fran dijo...

viajes de primera, me quede con más ganas de Amsterdam pero no había más tiempo. El Amstel me encantó!! Este museo es una gran visita.
Saludos