lunes, 6 de septiembre de 2010

Hotel Valentín Sancti Petri: ideal para familias



Cuando la familia aumenta por primera vez, cambia radicalmente el planteamiento de cara a las vacaciones. Esta nueva situación familiar nos ha impedido irnos a uno de los cientos de países que nos gustaría visitar.( bueno, poder se puede viajar, pero no estoy todavía preparado para viajar muy lejos con bebes).

Así que hemos decidido irnos no muy lejos: nuestro destino ha sido Chiclana de la Frontera ( Cádiz), gran lugar, buena gente y estupendas playas.
Más info sobre hoteles en Chiclana.



A falta de contar peripecias, he decidido hacer una amplia crítica del hotel que hemos disfrutado, el Valentín Sancti Petri, en la Urbanización Novo Sancti Petri, y junto a la magnífica playa de La Barrosa.


Playa de la Barrosa

Hemos estado una semana alojados en este hotel de playa con régimen de pensión completa y en líneas generales he salido contento con el hotel y con el servicio que nos han ofrecido.


Es un hotel orientado a familias, ya que cuenta con mucha animación infantil y hasta con guardería de 0 a 3 años. Si buscas marcha o gente joven no lo vas a encontrar aquí. Casi todo son familias españolas de clase media- alta con niños pequeños y también turista alemán. Como todo en esta vida, hay cosas mejorables que más tarde comentaré. En una semana me ha dado tiempo a observar y analizar casi todas las partes del hotel así que este es mi análisis pormenorizado sobre este alojamiento de 4 estrellas.

Situación del hotel

Urbanización Novo Sancti Petri, 11130 Novo Sancti Petri. Tlf:956491002
La situación del hotel es estupenda, junto a la magnífica playa de la Barrosa, en la urbanización Novo Sancti Petri, en Chiclana de la Frontera. El hotel está construido en un pinar por lo que hay muchísimo pinos en los jardines y zonas comunes. Se ha aprovechado el entorno natural al máximo por lo que hay desniveles en las zonas verdes del hotel y mucha sombra.

Algo que llama la atención de la zona es que no hay muchas instalaciones y servicios alrededor( veo un poco escaso el equipamiento).


No hay acceso directo desde el hotel a la playa por lo que hay dar un pequeño paseo de no más de 200 metros. Eso sí, el acceso a la playa me parece muy deficiente ya que hay una estrecha pasarela de madera por donde tienen que pasar al día cientos de turistas que acceden a la playa.

Recepción

Zona de uno de los bares del hotel.

Al llegar a la amplia recepción nos dieron la bienvenida con un refresco, lo cual agradecimos sobremanera. Hicimos el chek-in rápido y nos asignaron nuestra habitación doble superior. Nos dieron información básica del hotel y un plano para no perdernos. Pero hizo poco efecto ya que el hotel es muy grande y al principio cuesta familiarizarse con él. Después de un rato dimos con la habitación y más tarde nos volvimos a perder para buscar el restaurante buffet. Nos ofrecieron mozo portaequipajes pero preferí, con la ayuda de un trolley, llevar yo mismo mi equipaje.


Hay personal que habla distintos idiomas, sobre todo alemán e inglés. En la recepción, previo depósito de 10 euros te prestan una toalla para la piscina. Las puedes cambiar las veces que quieras, pero como pierdas el resguardo de la toalla, pierdes los 10 euros.


Instalaciones


Una de las piscinas del Valentín

El hotel cuenta con todas las instalaciones típicas de un hotel de su categoría. Dos piscinas exteriores, una climatizada, piscina para niños, Spa y centro de belleza( que no pisamos), 5 bares, 3 restaurantes ( dos de ellos para el buffet), sala de lectura y de tv, gimnasio, parque infantil, miniclub y guardería infantil, animación, sala de conferencias, tienda de recuerdo y prensa, peluquería, parking gratuito en el exterior (difícil de conseguir) y parking privado en el sótano previo pago de unos 12 euros/día.


En definitiva, que tiene casi de todo pero destaco su gran servicio y la gran animación para niños de todas las edades, incluída guardería, que fue uno de los principales motivos de mi elección. Hotel orientado sin duda a familias con niños. Para bajar a las piscinas y a los restaurantes hay dos ascensores, escaleras o unas rampas un poco tortuosas, totalmente desaconsejables para silla de ruedas. Lo único que me ha parecido un poco pesado es la cantidad de puertas dobles que he tenido que abrir para moverme hacia el exterior con el carrito de los niños( ¡pero "la culpa" es mía por tener un carrito de mellizos tan grande!).

Habitación




La nuestra era una habitación doble superior y era muy amplia y luminosa. Una gran entrada, buen armario y mueble auxiliar, un baño muy completo, dos camas individuales juntas, escritorio con tv, mesa y minibar, pequeña sala de estar con sofá y mesita y una terraza amplia con vistas al pinar y a la playa.

Las vistas desde la habitación.

Escritorio de nuestra habitación.

Me ha gustado mucho su situación ya que era una zona tranquila del hotel y no hemos escuchado ni un ruido. Ni del exterior ni de las habitaciones contiguas. Todo ha funcionado bien, salvo el desagüe del baño olía un poco mal. Nos han cambiado toallas todos los días. No así las sábanas, que las han cambiado una o dos veces en la semana.


La limpieza ha sido buena teniendo en cuenta que hemos metido allí parte de nuestra casa. Hasta las 12-13:00 del mediodía no ha estado lista la habitación.El minibar es un poco escaso y no hay muchos detalles. Las amenities( gel, champú) no son de muy buena calidad pero hacen su función. En resumen, habitación un poco trillada ( pienso que pronto tendrán que hacer una puesta a punto) amplia, limpia y acogedora aunque sin muchos lujos.



Bares y restaurantes

Hay 3 restaurantes, dos para el buffet: restaurante Cazorla y Zahara. Un bar de tapas, Grazalema, y varios bares repartidos por el hotel: bar para fumadores, bar en la piscina, chiringuito en la playa, bar exterior para los espectáculos nocturnos y un gran bar interior con pantallas de tv y muchos asientos disponibles. Al ir con pensión completa hemos visitado los restaurantes de buffet 3 veces al día.


Uno de los restaurantes del hotel, junto a una de las piscinas.

Hay dos comedores para este fin. Uno para desayunos y cenas y otro para los almuerzos. Son muy grandes, espaciosos y luminosos. Una vez entras un camarero te lleva a tu mesa, que no siempre es la misma. Van rellenado el comedor según llegan clientes.No hemos esperado colas para entrar en ningún momento. Quizás en la zona de comida a la plancha había que esperar 2 o 3 personas pero nada más. La comida del buffet ha sido buena en general salvo arroces, fideuas y algún plato guisado o ensalada que no sabía muy bien.Hay mucha variedad en el buffet; ensaladas de todo tipo, carnes y pescados a la plancha, mucha verdura, pescados y carnes cocinadas, comida para los niños( pastas, patatas, hamburguesas, pizzas) y una gran variedad de postres. Aún así después de 7 días se han repetido muchas comidas y hemos acabado algo cansados de tanto buffet.


Los desayunos me han encantado. Para mí lo mejor de las tres comidas. Y para los niños hay una zona habilitada con mesas bajas y mini buffet. Para los bebés hay muchas tronas disponibles y comida preparada, cosa que nos ha venido de maravilla: cada día hay potitos de ternera, pollo y pescado.


Bien también los horarios de las comidas: buena franja horaria que satisface a cualquier cliente. Y no paraban de reponer lo cual es de agradecer. Incluso modificaron el horario los días que jugaba la selección española.





Vista de una de las piscinas.

El servicio

Estupendo. Desde recepción, camareras de piso o todos los camareros nos han hecho sentir como en casa. Siempre amables, con una sonrisa en la cara, educados y profesionales. Sobre todo en el buffet, que ha sido el lugar donde más hemos coincidido con ellos. Gracias a todos los camareros por ser tan agradables y serviciales, especialmente a Laura, por su simpatía y buen hacer.

A mejorar

Siempre hay cosas que se pueden mejorar. El hotel está estupendo, sobre todo para familias con niños, pero algunos detalles no me han gustado:



- En el buffet hay comidas muy mejorables, como los arroces o las fideuás. Pienso que es mejor no hacerlos ya que un cocinero no puede hacer una paella en tiempo record mientras hace mil cosas más. Y se nos ha hecho algo repetitivo, cosa normal después de una semana.

- El acceso a la playa por el hotel es un estrecho camino de madera por donde se sale del mismo. Dos personas al mismo tiempo casi no pueden pasar y hay tanta maleza y plantas que incluso se estrecha más. Ni os cuento lo que pasé con el carrito para cruzar hasta la playa. Olvídense los usuarios de silla de ruedas transitar por este camino del hotel hacia la playa. Y una vez sales del hotel hay una pasarela-puente igual de estrecha por donde apenas caben dos personas.

- La zona del hotel habilitada para juegos como el ping pong o el billar está en una zona de paso y hay que estar continuamente esquivando a los jugadores, amén del ruido y gritos que profesan. - Tiene wifi de pago y sólo dos ordenadores con conexión a Internet disponibles para 1300 huéspedes( y a precios muy altos). Insuficiente a mi entender. Pagué 20 euros para tener wifi durante una semana y la verdad es que falló muchísimo.


Conclusión

En definitiva, si tenéis familia con niños, queréis una magnífica playa, buenas instalaciones y buen servicio, este es un hotel muy recomendable. Yo desde luego me he llevado muy buena impresión. Necesito comparar con otros hoteles similares ahora que voy con niños, pero no descarto repetir otro año.

10 comentarios:

Kikas dijo...

Cuando vas con la familia, y si hay niños pequeños más, es fácil acabar en los "pensión completa"
A los niños les gusta. Están entretenidos, hay animadores....
Los papás, están un poco a su aire.
Con lo que no puedo es con el buffet. Al segundo día estoy hasta las narices. Por muy bueno que sea el hotel
Gracias a Dios, hace ya unos años que los niños no son tan pequeños. Ya no los frecuento

bleid dijo...

muy buena informacion, esty con kikas si hay niños la cosa ya ha de ser para que ellos que tienen tantisima energia disfruten y se distraigan asi que el lugar parece ideal
un fuerte abrazo

M.C. dijo...

Tiene buena pinta el hotel. Por las fotos me recuerda los de los resorts del Caribe.
Por cierto, qué curioso que tuviera potitos para los críos! Y lo del buffet es normal. Cuando uno lleva una semana en cualquier hotel comiendo de buffet comida y cena al final acabas hasta las narices.
Saludos

Al Palo Largo dijo...

Que un hotel tenga entretenimiento infantil es la gloria porque muchas veces no sabes donde ir o cómo hacer que los niños pasen el tiempo y de esa manera tienes un plan

Fran dijo...

Bueno Kikas, ahora me toca pasar esta etapa, y para más inri tengo mellizos. En cuanto sean un poco más mayores me cojo un avión y todos para adelante.

Fran dijo...

Hola Bleid. Esto de tener dos niños a la vez nos ha cambiado lavida completamente. Y en el tema de viajar mucho más. El hotel es muy recomendable para niños, eso desde luego.
Un abrazo.

Fran dijo...

M.C, el hotel es muy bueno para ir con niños, la verdad.Y estoy de acuerdo contigo en que los buffet cansan una barbaridad, sean donde sean.
Un saludo.

Fran dijo...

Al Palo Largo, tienes mucha razón. La animación infantil nos viene a los padres genial para desconectar un poco....
Un saludo y gracias por pasarte por el blog.

Monica dijo...

Ahora me estoy hospedando en uno de los hoteles baratos en budapest con mi familia.. teníamos ganas de viajar en junio para Chiclana y estos parecen ser muy buenos..voy a averiguar mas.

Fran dijo...

Hola Mónica y gracias por pasarte por mi espacio de viajes. El Valentín es un hotel ideal para familias, con mucha animación infantil, amplio y con buen buffet. Y con una magnífica playa al lado.
Que disfrutes.