lunes, 16 de agosto de 2010

Restaurante Sirocco, Bangkok, a las puertas del cielo

De mi gran viaje a Tailandia me traje muy buenos recuerdos y uno de ellos es sin duda una inolvidable cena en este restaurante en las alturas de Bangkok..la experiencia fue maravillosa. El lugar es único, el ambiente espectacular, las vistas impactantes y la cuenta, muy alta.
Lo recomiendo a todo el que visite esta caótica, frenética y sorprendente ciudad asiática.
El Hotel Lebua, Bangkok.

El restaurante Sirocco está situado en el Lebua at State tower, hotel de lujo cerca del río Chao Phraya. Concretamente en el 1055 de la calle Silom. El hotel es un 5 estrellas en donde todas sus habitaciones son suites y cuenta con todo tipo de comodidades.

Sirocco, un lugar especial.

Os advierto que si váis a cenar o simplemente a tomaros una copa, que está prohibido el pantalón corto y las chanclas, por lo que aconsejo ir medianamente bien vestido o no te dejarán pasar. También es aconsejable reservar (yo reservé la cena un mes antes desde España en la página web del hotel y tuve que confirmar 48 horas antes mi asistencia). Sin duda es uno de las cenas más espectaculares y románticas que he tenido en mi vida.

Para empezar nos tomamos unos Mai Thais en la barra del restaurante Breeze, de cocina asiática y ubicado en el piso 52 del hotel. Las vistas ya son de ensueño y se nos va haciendo el cuerpo para lo que vendrá después: en el piso 63 de este impresionante hotel está el Restaurante Sirocco. Nada más salir del ascensor y dirigirte hacia la gran terraza donde está ubicado el restaurante te das cuenta de la grandeza del lugar.

Entrada a Breeze


La cúpula y la escalera iluminada.

El ambiente que se respira allí arriba es simplemente espectacular. El restaurante al aire libre estaba lleno, gente guapa, música en directo con una cantante de color que cantaba soul como los ángeles y una sensación de estar en un sitio con un encanto especial. No hace nada de frío allí arriba y la temperatura es ideal.


Bangkok iluminado

El restaurante está muy bien decorado, simple pero con buen gusto, mesas muy bien montadas, columnas con luces muy suaves, una pequeña fuente y una barra iluminada semicircular al fondo del restaurante que cambia de color constantemente.
Ofrece comida internacional con toques muy actuales y productos de diversos lugares del planeta. Nosotros pedimos:

- Ensalada Sirocco con verduras salteadas , mozarella, aguacate y tomate confitado con vinagreta de balsámico.
- Cerdo Niemans envuelto en jamón de parma, con ajo asado rosa, tomates cherry, puré de manzanas, apio y jugo de cinco especias a la sidra.
- Pollo a la plancha frances de temporada al limón con setas del bosque y gratinado de fusili.

Lebua at State Tower
Los platos están muy elaborados y muy bien presentados. La combinación de sabores está muy bien conseguida y el punto de los platos es el justo. Nos gustó la comida pero por el precio creo que debería ser aún mejor( sin duda estás pagando el sitio).

Después de la cena nos tomamos 2 mojitos sentados en nuestra mesa y admirando la ciudad iluminada a nuestros pies. Estaban bien elaborados, pero no como los excelentes mojitos de Cuba. Después de un rato decidimos levantarnos y terminarnos el mojito en la espectacular barra iluminada con distintos colores y colgada prácticamente en el aire. Seguimos haciendo fotos y son la 01:30 de la mañana. Somos de los últimos que quedamos por allí. Estuvimos tan a gusto que no nos queríamos marchar.


La espectacular barra va cambiando de color .


El servicio, desde que pisas el hotel es servicial y muy atento. Desde los ascensoristas, las azafatas que te llevan al restaurante y hasta te indican cuando hay un escalón ( mind the step, sir/madam,), la pequeña recepción antes de entrar al restaurante, los camareros/as... Un servicio de lujo.


La cuenta nos salió muy muy cara para lo que cuesta comer en Bangkok, unos 130 euros la pareja. Pero no todos los días puedes cenar en un buen restaurante en la planta 63 de un hotel de lujo. Para una ocasión especial o para sorprender a tu pareja es fantástico. Si la economía no te lo permite, también se puede ir sólo a tomar una copa a la espectacular barra circular. De hecho mientras cenábamos, había bastante gente que sólo estaba tomándose una copa.


Mojitos en las alturas de Bangkok


En definitiva, es un lugar muy especial para cenar en las alturas de Bangkok y que recomiendo a todo el que vaya y pueda permitírselo. Hay que pagar la situación del restaurante porque la comida, estando buena, no es ni mucho menos para estos precios.

¡Pero os aseguro que el recuerdo que tendréis será inolvidable!.

15 comentarios:

Kikas dijo...

¿Comiste en China Town, en Bangkok, en la calle?
Puede haber sido una de las esperiencias más gratificantes (Y más baratas) que he tenido
Eso sí, acompañado por un local

bleid dijo...

Hola Fran
precisamente estuve en este lugar la semana pasada, en Bangkok
aunque he de dcirte que me uno a kikas, y me quedo con los piestos callejeros de la ciudad y en especial con los de Chinatown, y tambien con los buenos restaurtantes de Siam Square y los alrededores del MBK
Un fuerte abrazo y espero la siguiente
Por cierto las vistas increibles y Bangkok de noche, espectacular

Barón Sottoflato de Buillón dijo...

Gracias por tus generosidades hacia mi blog en el concurso, lamento no poder retribuir tu amabilidad porque ya he ocupado mi voto, pero seguiré asiduamente tu blog enlazándolo en mi página así tener actualizada tus vivencias y se lo recomendaré a mis conocidos para que tengan la oportunidad de votarlo, es un sitio verdaderamente fascinante e ilustrativo, gracias a tus experiencias, nos ofreces disfrutar las bellezas de un mundo inaccesible para algunos.

José Carlos DS dijo...

El hotel parece sacado del Strip de Las Vegas jeje vamos hasta la restaurante Breeze se parece a la discoteca Voodoo Lounge en la que estuve en una noche de las que estuve en la ciudad xDD

Anotado para una visita, solo como dices por las vistas ya merece la pena.

Saludos.

Fran dijo...

Hola Kikas, no llegué a comer en Chinatown en la calle, aunque sí en otros sitios.Que olores y sabores, los tengo todavía grabados... Tener un local de acompañante debe ser un plus de confianza, jeje.

Hola Bleid. Es cierto que en los puestos callejeros se come bien y muy barato. Yo soy muy adaptativo y lo mismo me como un pad thai por 50 centimos que un filetaco en las alturas. Por cierto, MBK y Siam Paragón de lujo para comer bien y barato.un saludo.

Barón Sottoflato de Buillón. Bienvenenido a mi blog.Los votos son lo de menos. Lo imp. es que gracias al concurso estoy conociendo grandes blogs, como el tuyo. Espero que te sea de utilidad el mío.un saludo.

Hola José Carlos DS, ese parecido con Las Vegas me hace salivar y querer verlo en directooo. A ver cuando puede ser. Un saludo.

Pruden Rodríguez dijo...

Hola Fran!

Todo hay que experimentarlo. En China estuve también en un restaurante en las alturas y bueno... me quedo con los puestos de calle, pero mereció la pena.

SAludos y gracias por la recomendación!

El Guisante Verde Project dijo...

No te haces una idea de la envidia, normal que sana no hay, que me está dando leyendo este post (y viendo que Bleid también va por allí). Me parece un sitio increíble. Como Tailandia, donde volveremos seguro. Nosotros cenamos en la Baiyoke Tower, también muy muy altos, en piso 82, aunque el recinto era cerrado, no como la terraza que nos enseñas.
También recuerdo unas copas muy especiales en el Oriental, junto al rio. Y esas fueron las excepciones, que siempre tiene que haberlas, a las comidas a pie de calle, que es donde se vive el país.

Un abrazo, y que disfrutes!

Roberto

Fran dijo...

Hola Roberto. Yo también almorcé en la Torre Baioke e hice una cena-crucero poe el Chao Praya. Lo demás fue en la calle, claro. Ah y me pasé por el hotel Oriental para verlo y me encantó, sobre todo la sala de los escritores.
Un saludo y a seguir bien.

MIGUEL NONAY dijo...

Madre mía que lujazo¡¡¡ que ganas de ir me han dado y de disfrutar de esas vistas, de la gastronomía,... en fin, impresionante.


Un fuerte abrazo y suerte en los premios 20 blogs, yo también participo pero no creo absolutamente nada en la objetividad de los organizadores.


www.asaltodemata.com

M.Eugenia dijo...

Dan ganas de ir allí a cenar mañana mismo,estos placeres tambie enriquecen nuestra vida y nuestros viajes.Me apunto el lugar para cuando visite Bangkong.
Saludos

Fran dijo...

Hola Pruden, un lujo de vez en cuando no le amarga a nadie ¿verdad?
Gracias por la visita.

Fran dijo...

Hola Miguel, la verdad que es un sitio único, pero muy caro. Por cierto, estoy contigo en lo de los premios 20 blogs. Lo mejor es que se conocen blogs muy interesantes.
Un saludo compañero.

Fran dijo...

Hola M. Eugenia. Creo que es un lugar especial, un lujo que no pude dejar pasar si vas a Bangkok. Eso sí, fue tan caro que me tiré luego unos días comiendo por un euro, ja ja.
Un saludo.

makavelik dijo...

Bueno bueno!!! impresionante lugar y con lo que me gustan a mi las alturas, este restaurante tiene ya un hueco en el planing que haga cuando visite la capital Tailandesa. Si que puede resultar caro... pero como dices.. un día es un día... yo me gasté 200€ en cenar en el río Sena y esto me parece mucho más espectacular sin duda...

Un saludo Fran!

Fran dijo...

Makavelik, más no se puede pedir: mucha altura, vistas impresionates, excelente temperatura, buena comida, compañía ideal, música en directo.... Eso sí, la cuenta más alta que el edificio.
Saludos